¡Estos días no olvides tus buenos hábitos!

¡Hoy vamos a limpiar bien nuestra piel!

¡Muchos días en casa! No olvides seguir con tus cuidados diarios y si no tenías el hábito, pues ¡aprovecha! Es el momento de empezar a cuidar tu piel.

No sé si será el caso, pero seguramente acumuléis frascos de cosméticos. Hay veces que la necesidad de la piel cambia, porque se altera, porque hace más frío o por cualquier otra razón, y compramos otro cosmético sin acabar el anterior. Cuando nos queremos dar cuenta tenemos el armario del baño lleno de frascos con culitos de crema que ¡podemos seguir usando! Si es así, vamos a aprovechar para limpiar nuestro armario del baño y organizarlo. Sacar todo lo que tengáis y comprobar que todavía se puede usar.

Si cuando abráis los frascos no mantienen sus características organolépticas (color, olor y textura) desecharlos, no podéis usarlos. Pero si su apariencia es normal, incluso aunque la fecha de caducidad esté pasada, podéis seguir usándolos.

Bueno, empecemos por ver si tenemos lo necesario. Para una limpieza básica necesitaremos:

  • Limpiador
  • Exfoliante
  • Tónico
  • Mascarilla
  • Crema

Nuestro primer paso, limpiar la piel puedes usar leche limpiadora, gel o agua micelar. Este es el principal paso de nuestros cuidados faciales. Cuando limpiamos nuestra piel la ayudamos a estar más sana y así responderá mejor a los tratamientos ¡De nada sirve usar los mejores cosméticos si no dejamos que penetren bien!

Una vez la piel limpia, pasamos a exfoliarla. Si no tenéis exfoliante… ahora que no podemos salir de casa… no hay problema. Siempre hay fórmulas caseras con ingredientes que todas tenemos.

El exfoliante lo aplicamos con movimientos circulares, insistiendo en las zonas de piel más gruesa y teniendo mucho cuidado con las zonas delicadas como el contorno de ojos. Si tu piel es muy sensible este paso tiene que ser muy muy suave… sino lo único que conseguirás es una irritación con la consecuente alteración de la capa córnea ¡Se trata de reducir la barrera para que los principios activos pasen mejor, no de alterar el equilibrio epidérmico!

Tonificamos la piel para aportar firmeza y que su aspecto sea joven, natural y saludable y pasamos a aplicar una mascarilla. Este es el momento de relajarnos. Tenemos muchas horas al día, utiliza este rato para descansar, y porque no, dedícalo a tus momentos de reflexión, meditación u oración. Nuestro cuerpo es un regalo, y como cualquier otro regalo, hay que cuidarlo sin olvidar todas sus dimensiones.

Os dejo este enlace que os puede ayudar en este cuarto de hora de tranquilidad:

Y después de este tiempo para ti acaba hidratando la piel. Con un buen masaje por todo el rostro y con la crema que estés usando estos días. Tu piel ya está limpia y preparada para un nuevo día, recuerda repetir a diario los pasos de limpiar y tonificar. La exfoliación y la mascarilla una vez por semana… y, sobre todo, ¡no olvides quedarte en casa!

¡Para estos días de confinamiento, este es el producto que te recomiendo!

https://emcosmeticalaser.es/inicio/5-power-c-emulsion-energizante.html

Me gusta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es ELENA MARTÍN. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.